Goshinkai

Escuela de autodefensa

La autodefensa como camino de seguridad y superación personal

José Luis Prieto

José Luis Prieto

7º Dan Karate

José Luis Prieto, 31 de enero de 2014

Características de la agresión

En un artículo anterior hablaba de las diferentes características que presenta un oponente, según fuera rival, adversario o enemigo.

En esta ocasión espero complementar ese concepto aludiendo a otros elementos, que son de vital importancia, para determinar el rango de respuesta que debemos adoptar; y así ajustarnos a los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad necesarios.

En primer lugar debemos abordar dos elementos antagónicos que pueden caracterizar tanto al agresor como al agredido, y no son otros que la vulnerabilidad y el empoderamiento. No olvidemos que el secreto de la estrategia no consiste en enfrentar nuestras fortalezas contra las del adversario, sino mas bien en enfrentar nuestras fortalezas o poder, contra las debilidades o vulnerabilidades del otro. Para ello debemos conocer tanto unas como otras.

La vulnerabilidad se presenta como la incapacidad o deficiencia para:

  • Afrontar con eficacia un fenómeno amenazante.
  • Encajar el "castigo"
  • Reponerse tras haber recibido un daño.

Podemos distinguir a su vez dos tipos distintos de vulnerabilidad:

  • La fragilidad o debilidad física que influirá de forma decisiva en la capacidad de respuesta, así como en la confianza que se deriva de la fortaleza físico-técnica (ligada tanto a la naturaleza genética como a la cantidad de entrenamiento)
  • La susceptibilidad entendida como excesiva sensibilidad a las acciones, ya sean verbales o actitudinales de los demás (muy ligada a la baja autoestima)

El empoderamiento por su parte, es el proceso mediante el cual las personas fortalecen sus capacidades, confianza, visión y protagonismo, para enfrentar de forma positiva los retos que viven.

Por otro lado, conviene distinguir el significado de otros aspectos igualmente relevantes que vienen asociados al ámbito de la autodefensa:

Peligro: Es todo aquello que puede ocasionar un daño o mal.

Amenaza: Es toda suerte de eventualidades a las que podemos estar expuestos en la convulsa y agresiva sociedad en la que nos desenvolvemos. "Es una fuente de daño potencial".

Riesgo: Es la probabilidad de concurrencia de esas situaciones en nuestro caso particular "probabilidad de un daño futuro". Podríamos señalarlo como todo aquello que rompe nuestro equilibrio, ya sea físico, material o emocional, todo cuanto pueda atentar contra nuestro bienestar o nuestra calidad de vida.

Daño: Comprendería el efecto negativo que afectaría a mi persona o integridad en caso de que tal acontecimiento agresivo se produjera. Con frecuencia reaccionamos en función de la cantidad de daño recibido o percibido, y no en función de la intencionalidad del mismo. Así, si nos sentimos ofendidos o agraviados por las acciones del otro reaccionaremos de forma proporcional a nuestro sentir, mas que al hecho en si mismo; Y esto hace que muchas veces actuemos de forma desproporcionada o injusta. Podemos distinguir tres tipos fundamentales de daño:

  • Daño físico: Concerniente al cuerpo, y las agresiones que pueda sufrir; que se manifiestan mediante traumatismos, heridas, lesiones, secuelas, etc.
  • Daño material: Generalmente referido a todas cuantas cosas físicas o materiales que consideramos como extensión o proyección de nosotros mismos: bienes, dinero, espacio (intrusión, ocupación o contaminación)
  • Daño psicológico o emocional: Aludiendo con ello a todo aspecto mental, ya sea porque afecte a nuestra autoestima, moral, prestigio, honor, reputación, etc.

También considero importante señalar, que para tener una visión mas objetiva de lo que acontece en los preámbulos de una agresión debemos considerar las causas reales del daño percibido, que no siempre se corresponden con el grado de agresión emitido, pues como apuntamos anteriormente eso dependerá en gran medida del grado de vulnerabilidad.

Desde el punto de vista del agresor considero importante distinguir los diferente tipos de agresión:

Agresión involuntaria: en la que nos hacen daño sin pretenderlo, involuntariamente. Se pueden a su vez diferenciar dos formas:

  • Inconsciente: El otro no quiere ni sabe que ha hecho daño. (Aspectos fortuitos como accidentes, tropiezos etc.)
  • Consciente: No hay voluntad de hacer daño. Pero el otro no tiene otra opción: o salen perjudicados ellos o nosotros. (Se da en el ámbito deportivo como competiciones, y en el laboral para aspirar a puestos o cargos)

Agresión voluntaria: en la que nos hacen daño a sabiendas de ello. Diferenciamos también:

  • Inconsciente: Lo mismo no son conscientes de ello paro tampoco les preocupa si están haciendo daño con sus acciones pues solo están pendientes de conseguir sus objetivos (Aquellas personas que consideran que los fines justifican los medios).
  • Consciente: Cuando las acciones tienen como objetivo causar daño al otro. No hay ningún beneficio añadido, solo la satisfacción de ver al otro pasarlo mal. Hay un componente personal y emocional ( Se ve con frecuencia en relaciones con conflictos enquistados en donde la venganza y el resentimiento son el motor que los alimenta)

Ahora podemos preguntarnos ¿Aunque el daño recibido o percibido sea el mismo, debemos tomar en consideración la consciencia y voluntariedad de las acciones del otro?

Entiendo que de no hacerlo caeríamos inevitablemente en la desproporción. Pero quizás, en determinadas ocasiones, estamos tan alterados emocionalmente como para conservar la frialdad suficiente para permitirnos ser razonables y actuar conforme a como debiéramos.

Como vemos la autodefensa va mas allá de saber dar puñetazos y torcer brazos y requiere de un constante afilado del sable para poder estar preparados para toda esa suerte de combates cotidianos a los que nos enfrentamos.


Otros artículos

  1. La Importancia del Autoconocimiento

    Saber defenderse es algo mas que saber golpear o dominar técnicas marciales

    ✎ 31 de agosto de 2014

  2. Desarrollo Marcial VS Desarrollo Personal

    Parece que damos por hecho que el desarrollo marcial y personal van necesariamente de la mano y que el incremento de uno incide necesariamente y proporcionalmente en el otro...

    ✎ 31 de julio de 2014

  3. Competitividad y Competición

    Nos encontramos inmersos en una realidad social en la que somos presa de multitud de estímulos que roban nuestra atención, que pocas veces nos benefician...

    ✎ 30 de junio de 2014

  4. Escapes, esquivas y evasiones

    Los escapes, esquivas y evasiones, son una serie de gestos defensivos que trascienden al uke-waza y que van mas allá de la utilización de las manos y los brazos

    ✎ 31 de mayo de 2014

  5. ¿Alimentación o nutrición?

    Una metáfora nutricional sobre la necesidad de enriquecerse de diferentes habilidades para hacer frente a las situaciones del día a día

    ✎ 30 de abril de 2014

  6. Karate Educativo

    El karate deportivo es la cara más visible de nuestra actividad, sin embargo es sólo una pequeña parte de lo que el kárate debe ofrecernos

    ✎ 28 de marzo de 2014

  7. El dedo y la luna

    Que el termino dō significa vía o camino es algo conocido por todos, pero no todos entienden el camino de la misma manera, ni recorren el mismo camino, ni siquiera los...

    ✎ 28 de febrero de 2014

  8. El poder de la palabra

    De niños, cuando en la calle o el colegio se producían discusiones que desembocaban en insultos, oíamos decir de los mayores (padres y maestros) frases del tipo ...

    ✎ 30 de diciembre de 2013

  9. El sentido del cinturón negro

    Desde siempre el cinturón negro se ha contemplado como un fin, una meta a alcanzar por todos los practicantes de algún arte marcial...

    ✎ 30 de noviembre de 2013

  10. Defenderse del tigre

    on muchos los años que se dedican al aprendizaje de multitud de técnicas que puedan resultar útiles en caso de agresión. El karate y todas las disciplinas que se entrenan, nos ...

    ✎ 31 de octubre de 2013