Goshinkai

Escuela de autodefensa

La autodefensa como camino de seguridad y superación personal

José Luis Prieto

José Luis Prieto

7º Dan Karate

José Luis Prieto, 30 de noviembre de 2013

El sentido del cinturón negro

Desde siempre el cinturón negro se ha contemplado como un fin, una meta a alcanzar por todos los practicantes de algún arte marcial.
Sinónimo de calidad, de excelencia (como el jamón "Pata Negra"), de saber hacer; distingue a quien lo posee de resto de practicantes que aún no han llegado a alcanzar esas expectativas.

Tal es la imagen social que los practicantes se afanan por conseguirlo sin comprender que en realidad el cinturón negro en realidad no es ninguna meta, no es algo físico que pueda poseerse, como si de un automóvil se tratara.

Ser cinturón negro es una actitud, se trata de "Ser", no de tener, y mucho menos de aparentar. La mayoría de las personas buscan tener el cinturón negro por hacer acopio del prestigio que se le supone a la tenencia del mismo, sin comprender que tal atributo va mas allá de las consideraciones técnicas; pues en algunos casos, el valor de quien lo ostenta no es mas alto que el papel del diploma que lo acredita como tal.

En estos tiempos, en donde la imagen y la comunicación son protagonistas; donde la forma prevalece sobre el fondo de las cosas, el aparentar se nos ofrece como un pobre sucedáneo de las cosas realmente importantes. Tal es así que los árboles con frecuencia nos impiden ver el bosque, y nos conformamos con las migajas que se desprenden del verdadero saber. Nos conformamos con los títulos sobre las experiencias, la cantidad, sobre la calidad, la forma sobre el fondo.

En el mejor de los casos damos al entrenamiento un valor erróneo. Decía un sabio sufí "quien crea que puede progresar sin el entrenamiento es un necio, quien piense que puede hacerlo solo con el, es un arrogante". El verdadero conocimiento va mas allá de la simple repetición. Es un trabajo de interiorización y de entendimiento. De nada sirve correr si no lo hacemos en la dirección adecuada.

El examen entendido como una prueba, nos obliga redoblar el esfuerzo con el objetivo de superarla, también nos agudiza la concentración al hacernos mas conscientes de nuestros errores, de nuestras limitaciones; favoreciendo con ello el autoconocimiento y la autosuperación.

No es extraño comprobar como suele haber un salto de calidad cuando uno prepara un examen de grado, pues los entrenamientos suelen aumentar en cantidad y en calidad, repercutiendo ello consecuentemente en una mejora que de otro modo se hubiera ralentizado.

La existencia de los distintos danes, pone de manifiesto que tan pronto como alcanzamos un nivel, se nos presentan nuevas dificultades, nuevos retos, a los que es necesario dar respuesta y que nos obligan, no solo a seguir en el empeño por mejorar, sino que nos exigen un esfuerzo simplemente por mantenernos. No en vano se dice que "cuanto mas alto es el árbol, mas fuerte es el viento".

Ser cinturón negro, o poseer varios danes, lleva asociada inmediatamente la característica de ser objeto de las miradas de los demás compañeros que pueden verte como un referente. Ello obliga a quien lo ostenta a dar la talla, a estar a la altura. No todos desgraciadamente soportan esa presión, y mucho menos cuando en su fuero interno no se consideran merecedores de tal atributo. No se extraño comprobar cuantos abandonan la práctica en cuanto las cosas se ponen difíciles, corroborando con ello que el carnet y diploma que exhiben, no se corresponde con la verdadera actitud que debiera distinguirle.

Ser cinturón negro es tener la humildad de conocer nuestras limitaciones, y aun así luchar por minimizarlas, no se trata de esconderlas ni de negarlas sino de superarlas. Ser cinturón negro es no darse por vencido ante las dificultades, es sacar esa energía extra, con la seguridad de que el tiempo premiara tu esfuerzo. Ya que como decía Gandhi, "la recompensa está en el esfuerzo, un esfuerzo total es una victoria completa".

Ser cinturón negro es enfrentarte a tus miedos, a tus debilidades, en la confianza de que solo por el hecho de hacerlo habrás crecido en valor, pues el valor no es la ausencia de miedo sino la capacidad de afrontarlo.

Ser cinturón negro es descubrir que no hay meta que alcanzar y si camino (do) que recorrer; que nuevos horizontes te ofrecen nuevos paisajes y que desde estos se vislumbran nuevos caminos que transitar, que aumentarán tu motivación por descubrirlos.

Ser cinturón negro es comprobar que todas las experiencias que te acontecen te descubren aspectos de ti mismo que desconocías; unas te enorgullecerán y otras no tanto, pero todas ellas te llevarán a un mejor conocimiento de ti mismo que te situará sin duda en una mejor disposición para afrontar los nuevos retos que se te presenten.

Ser cinturón negro es superar las dificultades cotidianas con el espíritu de un guerrero; asumiendo los problemas como retos, como pequeños combates de los que es necesario aprender para poder afrontar las mayores batallas que sin duda habremos de librar.

Ser cinturón negro en definitiva es un estado de equilibrio interno, que se desprende de la constante lucha contra las dificultades, y que acaba por proporcionar ese estado de confianza de quien sabe que es capaz de dar lo mejor de si mismo.


Otros artículos

  1. La Importancia del Autoconocimiento

    Saber defenderse es algo mas que saber golpear o dominar técnicas marciales

    ✎ 31 de agosto de 2014

  2. Desarrollo Marcial VS Desarrollo Personal

    Parece que damos por hecho que el desarrollo marcial y personal van necesariamente de la mano y que el incremento de uno incide necesariamente y proporcionalmente en el otro...

    ✎ 31 de julio de 2014

  3. Competitividad y Competición

    Nos encontramos inmersos en una realidad social en la que somos presa de multitud de estímulos que roban nuestra atención, que pocas veces nos benefician...

    ✎ 30 de junio de 2014

  4. Escapes, esquivas y evasiones

    Los escapes, esquivas y evasiones, son una serie de gestos defensivos que trascienden al uke-waza y que van mas allá de la utilización de las manos y los brazos

    ✎ 31 de mayo de 2014

  5. ¿Alimentación o nutrición?

    Una metáfora nutricional sobre la necesidad de enriquecerse de diferentes habilidades para hacer frente a las situaciones del día a día

    ✎ 30 de abril de 2014

  6. Karate Educativo

    El karate deportivo es la cara más visible de nuestra actividad, sin embargo es sólo una pequeña parte de lo que el kárate debe ofrecernos

    ✎ 28 de marzo de 2014

  7. El dedo y la luna

    Que el termino dō significa vía o camino es algo conocido por todos, pero no todos entienden el camino de la misma manera, ni recorren el mismo camino, ni siquiera los...

    ✎ 28 de febrero de 2014

  8. Características de la agresión

    Tras haber abordado las características del oponente, analizaremos las características de la agresión el rango de respuesta que debiéramos adoptar; para ajustarnos a ...

    ✎ 31 de enero de 2014

  9. El poder de la palabra

    De niños, cuando en la calle o el colegio se producían discusiones que desembocaban en insultos, oíamos decir de los mayores (padres y maestros) frases del tipo ...

    ✎ 30 de diciembre de 2013

  10. Defenderse del tigre

    on muchos los años que se dedican al aprendizaje de multitud de técnicas que puedan resultar útiles en caso de agresión. El karate y todas las disciplinas que se entrenan, nos ...

    ✎ 31 de octubre de 2013