Goshinkai

Escuela de autodefensa

La autodefensa como camino de seguridad y superación personal

José Luis Prieto

José Luis Prieto

7º Dan Karate

José Luis Prieto, 16 de enero de 2012

Niveles de goshin

Defensa Personal, Autodefensa y Seguridad Personal

Con frecuencia los diálogos y conversaciones en el ámbito marcial acaban por derivar en discusiones acerca de la capacidad de nuestros respectivos sistemas, para afrontar situaciones de agresión. Como no puede ser de otra manera, siempre intentamos llevar el ascua a nuestra sardina.

En el mejor de los casos, creo que tenemos algo más claro lo que es nuestro arte marcial, que lo que es la defensa personal; pues cada cual le da la interpretación que mas se ajusta a lo que hace, y así puede dotar de mayor “empaque marcial” a su sistema.

Cada una de las interpretaciones es perfectamente valida, en la medida que se ajusta a nuestras necesidades y capacidades, y cumple los objetivos que pretendemos. Lo que creo interesante es abordar las diferencias para que tengamos una visión global que nos permita ubicarnos y saber con certeza donde estamos situados, y a donde queremos llegar en esta faceta de la protección personal.

Pienso que las distintas interpretaciones pueden ser jerarquizadas en tres grupos o niveles, según el grado de complejidad; y que van, desde una visión muy elemental que responde a una necesidad de autoprotección física básica, a otra mas elaborada en las que se abordan no solo agresiones físicas, sino también situaciones violentas, y llegando por último a la más sutil, en donde se buscan soluciones tanto a los conflictos con los demás (inter-personales) como las relacionadas con uno mismo (intra-personales).

Aunque puedan parecer cuestiones semánticas, creo importante distinguir entre estos conceptos, para conocer nuestro posicionamiento respecto de los demás. Me ha parecido oportuno denominar a cada uno de estos tres niveles de forma distinta para hacer mas evidentes las diferencias entre unas y otras formas de entender los conceptos.

Defensa Personal

Tenemos por un lado la idea de defensa personal que nos viene desde la visión de las artes marciales “duras” en las que se considera como defensa personal todo elemento técnico capaz de derribar o dejar fuera de combate a un supuesto agresor y que generalmente se realiza mediante técnicas de golpeo de lo más contundente. Estos sistemas buscan la eficacia a cualquier precio (tal es así, que comúnmente lo consiguen)

Es un tipo de reacción que nace de la idea de entender al agresor como al enemigo; alguien cuya voluntad es la de causarnos un daño físico o moral importante, y por tanto tenemos la necesidad imperiosa de reaccionar de igual manera ante tal agresión.

La eficacia es su premisa y los fines suelen justificar los medios para conseguirlos. Considero que es la propuesta del todo o nada, del tu o yo, del matar o morir, del puño-pecho-pecho-roto. Para ejemplificar mejor esta idea podríamos utilizar como máxima la frase de Apolonio a su hijo, en la que decía "Guárdate de entrar en combate, pero si por necesidad lo hicieres… que tu adversario se guarde de ti"

Entiendo que es una solución muy conveniente y eficaz ante agresiones físicas graves, en las que el instinto de supervivencia aflora y no hay tiempo para razonar ni pensar.

Se basa pues en la contundencia; saber pegar mejor y mas fuerte. Los enemigos también pueden serlo, y la única manera de estar seguro es preparándose, haciéndose mas fuertes y peligrosos que nuestros adversarios.

El inconveniente nace (a falta de otros recursos) de la incapacidad afrontar agresiones de menor consideración (amenazas, insultos, empujones, sujeciones, etc…) en las que una respuesta definitiva es claramente desproporcionada.

“Quien tiene solamente un martillo como herramienta, tratará todas las cosas como si fueran clavos”

Autodefensa

Existe también, otra interpretación bastante generalizada acerca de la autodefensa, como una serie de respuestas mas o menos estandarizadas ante situaciones típicas de agresión, generalmente compuesto por luxaciones y derribos de lo mas variados. Su finalidad es la de someter al adversario, pudiendo tener la posibilidad de controlar el grado de daño a infringir al supuesto agresor, con lo que la eficiencia (mínimo esfuerzo, máximo resultado) y no la eficacia parecieran ser su objetivo, amparándose en la premisa de la proporcionalidad.

En este caso se tiene en consideración la posibilidad de reducir al agresor, causándole el menor daño (si eso fuera posible). Su objetivo va mas allá, en un intento de superar no solo la agresión si no también la violencia.

En la mayoría de los casos, la agresión física es el ultimo eslabón de una escalada de violencia que deriva de situaciones menos peligrosas y que, comúnmente suelen desembocar en otras de mayor riesgo para la integridad física.

Esta es una propuesta en la que al agresor no se le considera de manera generalizada como un delincuente o una persona merecedora de un castigo físico ejemplar por su agresión. Se contempla que este puede ser una persona normal como nosotros en un mal día. Que una persona se comporte mal no implica necesariamente que sea una mala persona (el estrés puede tener mucho que ver).

La empatía juega un factor importante en este tipo de comportamiento. Tener la capacidad de ponerse en el lugar del otro. No se trata solo de dominar la situación, sino de tener la capacidad de controlarla. No basta con saber lo que podemos hacer, sino que cosas no debemos hacer.

“Los billetes de 500 están muy bien, pero para tomar el autobús, necesitas llevar monedas”

Seguridad Personal

Una tercera interpretación mucho mas profunda, es la de entender la autodefensa como un sistema integral, en el que las habilidades a desarrollar sean tan variadas como las agresiones de las que podamos ser objeto. Para ello es necesaria la adquisición de habilidades no solo físicas y marciales, sino también sociales (de comunicación) y mentales (cognitivas y emocionales).

En la sociedad que nos toca vivir, la agresividad y la violencia son elementos a los que debemos hacer frente diariamente. Sin embargo no siempre desembocan en agresión; lo que no resta para nada importancia al hecho, ya que afecta de manera considerable a nuestra calidad de vida y en numerosas ocasiones, a nuestra salud.

En este caso, se trata de ofrecer un panorama mas amplio de posibilidades, intentando dotar a las personas de estrategias para afrontar agresiones, pero también conflictos. Sería un sistema basado en la asertividad; entendiendo que no todas las situaciones pueden ni deben ser resueltas de manera física o violenta.

La respuesta física contundente debe ser en cualquier caso el ultimo recurso, pero en ningún caso debería ser el único. Un análisis mas profundo nos llevará a la conclusión de que las agresiones mas peligrosas son las menos habituales (afortunadamente). También es fácil entender que hay muchas mas cosas, que nos hacen tanto o mas daño que un puñetazo en la cara.

Seria deseable saber enfrentarse pues, no solo a situaciones de agresión, sino también a personas agresivas (sin necesidad de llegar a las manos), a tratar con personas difíciles o resolver conflictos. Es una propuesta a la que se puede llegar tras haber pasado por las dos anteriores. Es decir cuando uno ya posee la capacidad de hacer daño (defensa personal), y cuando uno es capaz de vencer sin hacer daño, es cuando uno se puede proponer la meta de vencer sin pelear. Ello implica un gran conocimiento y control no ya de los demás y de las situaciones, sino de uno mismo.

Aunque éste sea un nivel muy ambicioso de conseguir; pienso que, el hecho de tomarlo como una referencia a largo plazo, nos puede orientar en la dirección correcta y que quizás, logre acercarnos más a ese ideal de perfección que todos buscamos.

"Vencer 100 veces en 100 batallas no es la más alta habilidad. Calmar al enemigo sin pelear es la habilidad más alta." - Gichin Funakoshi


Otros artículos

  1. La Importancia del Autoconocimiento

    Saber defenderse es algo mas que saber golpear o dominar técnicas marciales

    ✎ 31 de agosto de 2014

  2. Desarrollo Marcial VS Desarrollo Personal

    Parece que damos por hecho que el desarrollo marcial y personal van necesariamente de la mano y que el incremento de uno incide necesariamente y proporcionalmente en el otro...

    ✎ 31 de julio de 2014

  3. Competitividad y Competición

    Nos encontramos inmersos en una realidad social en la que somos presa de multitud de estímulos que roban nuestra atención, que pocas veces nos benefician...

    ✎ 30 de junio de 2014

  4. Escapes, esquivas y evasiones

    Los escapes, esquivas y evasiones, son una serie de gestos defensivos que trascienden al uke-waza y que van mas allá de la utilización de las manos y los brazos

    ✎ 31 de mayo de 2014

  5. ¿Alimentación o nutrición?

    Una metáfora nutricional sobre la necesidad de enriquecerse de diferentes habilidades para hacer frente a las situaciones del día a día

    ✎ 30 de abril de 2014

  6. Karate Educativo

    El karate deportivo es la cara más visible de nuestra actividad, sin embargo es sólo una pequeña parte de lo que el kárate debe ofrecernos

    ✎ 28 de marzo de 2014

  7. El dedo y la luna

    Que el termino dō significa vía o camino es algo conocido por todos, pero no todos entienden el camino de la misma manera, ni recorren el mismo camino, ni siquiera los...

    ✎ 28 de febrero de 2014

  8. Características de la agresión

    Tras haber abordado las características del oponente, analizaremos las características de la agresión el rango de respuesta que debiéramos adoptar; para ajustarnos a ...

    ✎ 31 de enero de 2014

  9. El poder de la palabra

    De niños, cuando en la calle o el colegio se producían discusiones que desembocaban en insultos, oíamos decir de los mayores (padres y maestros) frases del tipo ...

    ✎ 30 de diciembre de 2013

  10. El sentido del cinturón negro

    Desde siempre el cinturón negro se ha contemplado como un fin, una meta a alcanzar por todos los practicantes de algún arte marcial...

    ✎ 30 de noviembre de 2013